Noticias destacadas

« Atrás

Impulso a las exportaciones de bienes y servicios

Uno de los compromisos que este Gobierno ha tomado con la estrategia de impulso a las exportaciones es desarrollar una institucionalidad que coordine los esfuerzos de los distintos actores involucrados, a la vez que persiste activamente en su estrategia de apertura comercial e integración con los mercados internacionales. Estas dos áreas buscan reducir de forma efectiva el tiempo y los costos monetarios asociados a las transacciones.

Para potenciar la capacidad exportadora y fortalecer la integración comercial de Chile es preciso contar con una institucionalidad que facilite dicho proceso. Para estos efectos, como una primera piedra hacia una institucionalidad de largo plazo, el Gobierno ha creado la Unidad de Facilitación de Comercio Exterior, cuya misión es liderar, coordinar y gestionar las distintas iniciativas orientadas a favorecer el comercio exterior del país, sean éstas públicas o privadas.

Adicionalmente, en 2015 se creó el Comité Público-Privado de Exportación de Servicios, en el cual el Ministerio de Hacienda ejerce la Secretaría Ejecutiva. En este comité participan miembros de las principales instituciones públicas y privadas relacionadas al sector exportador. Desde mediados del año 2017, el Comité amplió la representatividad del sector privado incorporando a nuevos gremios como la Asociación de Empresas de Ingeniería (AIC), la Asociación de Oficinas de Arquitecturas (AOA), la Asociación de Empresas de Tecnología (Chiletec) y otras agencias públicas relevantes como el Consejo Nacional de Cultura y las Artes, INAPI, la Fundación Imagen de Chile y SENCE. La Unidad de Facilitación de Comercio Exterior tiene dos ámbitos de acción en apoyo del comercio exterior.

Sistema Integrado de Comercio Exterior (SICEX):

Un sistema de ventanilla única electrónica para trámites de comercio internacional. La segunda área está orientada a fomentar exclusivamente la exportación de servicios. SICEX busca simplificar y agilizar los trámites aduaneros, tributarios y sanitarios asociados a una operación de exportación e importación. La meta es aumentar la competitividad de las exportaciones chilenas y facilitar el ingreso de bienes mediante la reducción de costos de transacción. Los sistemas de ventanilla única pueden tener un impacto significativo en el comercio, sobre todo en el desarrollo de cadenas de valor a nivel regional. El impacto es particularmente relevante para empresas que deben solicitar permisos a organismos públicos que no cuentan con oficinas en las zonas donde se ubican las empresas. Para el resto de las exportaciones, el número también se incrementa tras la implementación de una interfaz de ventanilla única, ya que la racionalización de trámites de comercio exterior mediante el uso de tecnologías de la información reduce los costos de entrada en las fronteras.

La ventanilla para las exportaciones está operativa desde 2015 y hasta el momento trabaja con el 50% de los potenciales usuarios. Se espera que hacia fines de 2018 la cobertura alcance a cerca del 100% de dicho universo. Para el caso de las importaciones, se tiene considerado el inicio de marcha blanca para el último trimestre de 2017 con la puesta en marcha del sistema Host to Host para importaciones, que conecta a SICEX con privados. Adicionalmente, SICEX pretende desarrollar, en conjunto con otras instituciones relacionadas con el transporte marítimo portuario como el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, un sistema de comunidad logística portuaria (Port Community System) que permita integrar las automatizaciones documentales con las de carga, otorgando trazabilidad al transporte de bienes. Esta segunda fase se incorporó en 2017, por lo que se encuentra en etapa de diseño y se espera que el plan piloto se lleve a cabo en 2018. En el largo plazo se espera que tanto la ventanilla única como el Port Community System se encuentren interconectados con los sistemas del resto del mundo. Este tipo de sistema no sólo facilita la integración de los servicios relevantes al proceso de exportación e importación, sino que, además, permite la integración con Ventanillas Únicas de Comercio Exterior de otros países. Es así como se ha impulsado la integración de las ventanillas únicas entre los países miembros de la Alianza del Pacífico, la que comenzó el año 2016 con el intercambio de certificados fitosanitarios.

Se espera que, hacia finales del año 2017, se dé término al proceso de digitalización de certificados de origen, con lo cual se facilitará el intercambio digital de los mismos entre los países miembros de la Alianza.

Exportación de Servicios:

La segunda área de desarrollo de la Unidad de Facilitación de Comercio Exterior tiene como misión que Chile pueda desarrollar las capacidades que tiene para las exportaciones de servicios. Sumado a las ventajas comparativas de base que Chile posee, como las características geográficas, hay otros factores relevantes para avanzar en el intercambio con el exterior, entre ellos su oferta de infraestructura de alto rendimiento para la conectividad a plataformas móviles y digitales. Para este tipo de exportaciones, la estrategia del Gobierno está orientada a generar una política integral a través de la cooperación entre sector público y el privado, que permita articular y dar consistencia a las iniciativas públicas en esta materia, con el fin de fomentar y potenciar esta industria como fuente de crecimiento y desarrollo económico.

En esta línea, en octubre de 2016 se promulgó la Ley de Productividad, la cual otorga beneficios para los exportadores del sector de servicios, lo que incidirá directamente en su competitividad internacional al eliminar barreras que han afectado históricamente al sector. Antes de la Ley de Productividad, el comercio de servicios con países con los que no existía un acuerdo para evitar la doble tributación estaba limitado por el hecho de que sólo las asesorías técnicas y otras prestaciones similares podían beneficiarse del sistema de créditos por impuestos a la renta pagados en el exterior. Este tratamiento tributario producía una seria desventaja para servicios que hoy son cruciales en este rubro, como el desarrollo de softwares y las producciones audiovisuales, entre otros.

Adicionalmente, la Ley de Productividad modifica la Ley del IVA. Anteriormente, las exportaciones de servicios mixtas no contaban con el mismo beneficio tributario que los servicios prestados enteramente en Chile, por lo que debían subir sus precios al recargarlos con IVA, o separar el servicio en dos facturas, lo cual afectaba directamente su competitividad. Desde la promulgación de la Ley de Productividad, pueden exonerarse del IVA todos los servicios que vayan a ser utilizados en el extranjero, tanto aquellos prestados total o parcialmente en Chile. Adicionalmente, aquellos servicios prestados y utilizados en el exterior podrán recuperar el IVA exportado.

Extracto Cap 04. Exportación y Crecimiento - Estado de la Hacienda Pública 2017
Descargar documento completo

Siguiente
Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Modernizando el Estado